Envío y devoluciones gratis en todo el mundo

Piel vegana, lo que debes saber para promover su uso

Comparte este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¿Piel vegana, moda pasajera o tendencia de calado?

Por muy raro que pueda parecer, a veces se establecen paralelismos entre las cosas aparentemente menos relacionadas.

Como ya comentamos en nuestro post anterior, los zapatos con alzas integradas para hombre han llegado para quedarse. Pero no son las únicas, la mal denominada piel vegana también está viviendo un auge espectacular.

El planeta vive una situación de emergencia climática. Por ello, quien no adopta un estilo de vida más sostenible muestra la señal de que vive en el pasado.

La actividad económica impulsada por el sector privado es siempre el mejor barómetro que puede haber para olfatear si una tendencia es de gran alcance. O si por lo contrario, se trata nada más que dé una moda transitoria.

Y no hace falta ser ingeniero aeronáutico para darse cuenta que lo sostenible ha impregnado todos los sectores económicos. Para no perder el tren de las ventas, las corporaciones se mueven cada día más a remolque de la macro tendencia mundial. Por consiguiente, la mitigación de los gases de efecto invernadero causantes del cambio climático es tendencia.

Entre la generación millennial no impera el cuanto más barato mejor ni el utilizar cualquier tipo de material a cualquier precio. Como consecuencia, las externalidades de los procesos de fabricación y el maltrato animal son algunos de los temas que más les preocupan.

Piel vegana

La curtición de piel

El sector no es ajeno a ello. Soplan vientos de cambios. La huella medioambiental que deja la industria del curtido tras de sí obedece a los siguientes motivos:

  • El aumento de la deforestación

Es causada en un 80% por la ganadería extensiva. La piel es un subproducto del animal, el cual se cría para satisfacer la industria cárnica. Sin embargo, en la mayoría de casos la piel acaba en el vertedero. El uso de la piel de vaca es menos problemática por dicho motivo. Ahora, el becerro y el cordero son criados exclusivamente por la piel, por consiguiente, deben evitarse en mayor medida.

  • Gran cantidad de residuos

La curtición es un proceso por el cual se transforma la piel del animal en cuero. Las etapas de la transformación comportan un elevado uso de agua y productos químicos, por lo tanto, generan gran cantidad de desperdicios.
La mayor parte de los residuos resultantes en el proceso de curtición provienen de los pelos de los animales. Tradicionalmente se usaban productos químicos para disolver el pelaje. Debido a ello, se generaba una agua residual muy contaminada que acababa en los ríos.

En las curtidurías del mundo desarrollado, por suerte, en los últimos años se ha impuesto la tendencia de arrancar el pelo entero. Por lo tanto, se obtienen residuos sólidos que puedan ser compostables.

Cabe tener en cuenta que, en los países subdesarrollados donde se producen gran parte de los artículos de piel usados en el mundo, el proceso sigue dejando una gran huella medioambiental.

  • Maltrato animal

Es de sobras conocido el trato recibido por los animales en muchas de las granjas de explotación cárnica. Dista mucho del que la mayoría de las personas calificaría como “digno”.

Piel vegana

Por todos estos motivos, ha resurgido la “polipiel”, ahora llamada piel vegana. Gracias a las mejoras tecnológicas ha dejado ser esa imitación de piel plasticosa con fama de ser de mala calidad.

En la actualidad, se han desarrollado microfibras de alta tecnología que imitan las características de la piel, incluso la que mejoran. Como resultado, se obtiene un producto resistente al agua, transpirable, antibacteriano, lavable, ligero y altamente resistente. Además, los fabricantes que la producen suelen tener sellos de calidad. Certificados por laboratorios independientes, después de pasar los más estrictos controles garantizan que son ecológicos.

En conclusión, las grandes firmas de la industria de la moda están intentando adaptarse a los nuevos valores de los consumidores. No obstante, las nuevas firmas creadas por jóvenes reflejan ya en su ADN la personalidad y valores de los tiempos modernos. Es obvio que también persiguen el crecimiento comercial, pero lo hacen siendo más fieles a sus valores y eso se transmite a cada producto que comercializan.

Consulta nuestra colección en kosenshoes.com/es.

Comparte este artículo
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email